Vuelta Sierra Santo Domingo

publicado en: Blog, CX, Rutas Jaca | 0

Este finde me dejaron solo por compromisos familiares, así que es el momento de aprovechar e irme de jabalineo intenso. Dan mal tiempo, pero no pasa nada porque tengo un fantástico chubasquero y unas ganas terribles de probar la Krampus de viaje.

Invalid Displayed Gallery

Comienzo desde Jaca por carretera hasta Botaya. Al poco de salir comienza a llover, qué bien. En Botaya por fin comienza la pista que me llevará a Ena. Esto es terreno conocido aunque me desvio por otra pista que lleva al mismo sitio para explorar. Están de batida de caza así que voy canturreando, por si acaso, no quiero que me confundan con un jabalí. A partir de Ena sigo ahora ya por terreno desconocido, aunque todo este tramo esta marcado porque es Camino de Santiago.

Es una zona preciosa, aunque oir algún que otro disparo no me tranquiliza mucho, de repente la pista es una rampa infernal, en la que tengo que empujar la bici aunque son pocos metros. Una vez acabada la pista, continúo por sendero ya en bajada, no es muy técnico pero ir cargado me obliga a tomar precauciones. Acabado el sendero, sigo al pueblo de La Peña, desde aquí una pista paralela a las vías del tren me lleva a la presa.

Mi intención es ir por el sendero de Carcavilla hasta Riglos, aunque cuando veo el inicio del sendero se me van las ganas, pedazo de costarrón. Imagino que solo será el principio y luego será un placido sendero, ERRORRRR. Mi cabeza siempre idealiza las cosas, por eso me meto en las embarcadas que me meto. El sendero sube y baja constantemente y esta bastante cerrado con arbustos pinchudos: un infierno, vamos.

Hay un momento en que decido ir por la vía del tren, con la Krampus se va como un tiro por estos terrenos de grava. Pero me encuentro un túnel, recapacito y pienso que habrá muchos más y no es plan. De vuelta al sendero sigo pinchándome y empujando la bici cada poco. Por fin llego a Riglos algo cansado ya. Me apetece conocer la nueva pasarela para ir a Murillo así que me tiro cuesta abajo por la pista que va al apeadero y de allí a la pasarela, subidita y ya estoy en Murillo donde paro a comer, que ya me lo merezco.

Tras la comida vuelvo a la carga, me dirijo a Agüero por carretera con la comida dando mal, inconvenientes de ser un agucioso. Fuencalderas, es el siguiente objetivo. Otra vez sube baja por una maraña de pistas y otra batida de caza. Empiezo a estar cansado, es mi “momento derrota”, pero sé que se me pasará en un rato y podré volver a pedalear con cierta energía. Tras una breve visita al pueblo de Fuencalderas cojo la carretera que me llevará hasta Biel, precioso pueblo con una torre fortificada. Vuelvo a enganchar una pista que me adentrará en la sierra de Santo Domingo. Los cazadores se empiezan a recoger, así que por fin tendré el monte para mí solo. En constante subida me voy acercando al puerto de Longás, solo en algún momento la pista da un respiro. La verdad es que la zona es espectacular, un pequeño wilderness al lado de casa, todo un mundo para explorar.

Empieza a oscurecer y bajo a toda virgen a Longás. En algún momento del día albergué hacer la ruta en non stop, pero ahora veo que va a ser complicado. La salida de Longas la hago de noche y subiendo un puerto severo.

Los kilómetros pesan en las piernas y la cabeza ya no está para tirar de ellas, por lo que voy buscando algún sitio para montar el tarp (toldo). Al fin encuentro un lugar; preparo el chiringuito bajo una luna llena espectacular, como algo y a dormir.

Me despierto en mitad de la noche, la luna ya no se ve y en su lugar comienzo a ver rayos: la tormenta se acerca. Aseguro el tarp y me preparo para lo que viene, una noche toledana. Mucho viento, mucha lluvia y demasiados rayos. Me pongo el chubasquero para evitar que se me moje mucho el saco. Voy dormitando a pesar de la situación. A las 6 de la mañana decido desmontar y marchar con las luces. Me canso de mojarme sin moverme, ahora me mojo en movimiento. : ) Los kilómetros van rápidos cuesta abajo. Subidas y bajadas, Santa Barbara, Bailo, Alastuey, Santa Cilia y por terreno conocido llego a Jaca.

Intenso fin de semana y decisión, la Krampus va a ser mi bicicleta de bikepacking.

Dejar una opinión

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *