Jordania 2014. Odisea en el espacio. Episodio V.

publicado en: Blog, Jordania, Rutas, Viajes | 0

Hoy es el gran día, vamos a ver una de la maravillas del mundo, creo que es mi primera oficial. Madrugamos y bajamos de nuestro hotel en la cima de la montaña. Llevamos comida y agua, el día va a ser largo.

Entrada a Petra.
Entrada a Petra. Aquí había un arco de bienvenida que se derrumbó hace relativamente poco.
Mundo de roca.
Mundo de roca.
El siq, bien alicatado.
El siq, bien alicatado.
Esto no es little Petra.
Esto no es Little Petra, una pena : )
Lo que estoy viendo.
Lo que estoy viendo. Donde esta mi látigo.
Impresionante.
Impresionante. Peliculero total.
A buscar turistas!!!
A buscar turistas!!!
Mas tranquilo.
Mas tranquilo.

Solo el recorrido del siq al tesoro merece la pena, pero subiendo al altar de los sacrificios se aprecia la magnitud del lugar. Aquí tenía que vivir muchísima gente. La obra civil es bastante importante, escaleras, aljibes, fuentes, canales, abrevaderos, jardines… Esto sí que era cultura del agua y eso que no tienen mucha.

Cagate!!! Esto es muy grandeeeee!!!
Cágate!!! Esto es muy grandeeeee!!!
Un plantofosil
Un plantofosil xD. Naturarte necesitamos tu ayuda!!!
Cerca del altar de los sacrificios.
Cerca del altar de los sacrificios.
Obra civil a saco!!!
Obra civil a saco!!!
Otros habitantes del lugar.
Otros habitantes del lugar.
Sin palabras!!
Sin palabras!!
Da miedo, no?
Da miedo, no?

Para subir al monasterio tienes un montón de burrotaxis, con sus repectivos pilotos. Aquí me salio la vena Cahetera. Uno de los pilotos me dijo que sin burro una hora, con burro 20 minutos y le dije que en 19 minutos estaría arriba XDDDD.

El monsaterio!!!
El monasterio!!!
Aloes en flor.
Aloes en flor.
Burrotaxi esperando clientes.
Burrotaxi esperando clientes.
Época dorada de los canteros-escultores.
Época dorada de los canteros-escultores.

Tras el sobo de visitar Petra, muchos kilometros y mucho desnivel, para ser un día de turisteo-descanso. Nos reabastecemos de comida y a dormir pronto que mañana nos toca la etapa más larga teóricamente. Ha estado toda la noche lloviendo copiosamente. Se nota en los derrumbes de las carreteras, barro por todas partes. Las perspectivas para hoy tampoco son muy alagüeñas. Nubes de tormenton en el horizonte y rayos en la lejanía. Igualmente tenemos que continuar. La cosa empieza con fuerte subida. Cuando estamos a punto de coronar comienza a gotear, Elena se para a tapar la bolsa de la cámara. Le digo que se dé vida que pararemos en una parada de bus que se ve a lo lejos, pues en ese preciso instante comienza a diluviar. Llegamos a la parada del bus, nos abrigamos y a esperar a que por lo menos baje la instensidad. Una hora más tarde conseguimos salir, sigue lloviendo pero parece que parará. No nos confundimos. El camino continúa con la misma tónica de hoja de sierra. Vamos pasando pueblos. Paramos en uno y compramos dulces. Son superricos con miel y dátiles.

Tronada bien de aparato eléctrico.
Tronada bien de aparato eléctrico.
Como cae!!
Como cae!!

Y por fin llegamos a la Desert Highway. A partir de aquí nos espera una bajada que nos meterá de lleno en el desierto mas auténtico. Paramos en otra parada de bus donde nos comemos nuestra lata de atún y tomate correspondiente. Avanzamos rápido, el paisaje es espectacular, lo malo es que vamos por la carretera general y hay bastante tráfico. Por fin tomamos el desvío a Wadi Rum. Nos pasa una banda de moteros con sus Harleys, hacemos bromas y nos picamos acelerando nuestras máquias xD.

 

Llegamos al desierto.
Llegamos al desierto.
Mágico!!
Mágico!!
xD!!
XD!!

 

Llegando a Wadi Rum.
Llegando a Wadi Rum.

Cuando llegamos al pueblo, tras pagar la tasa correspondiente por entrar en el parque, el encargado del camping nos dice que no nos deja acampar, que después de la lluvias torrenciales y siendo que dan más para esa noche no nos deja acampar por nuestra seguridad. Nos dice que vayamos al pueblo y que preguntemos si alguien nos deja dormir en su casa. Nos quedamos un poco extrañados. Menos mal que aparece un hombre amable que nos ofrece su casa. No habla ingles pero nos apañamos. Compramos en el badulaque la cena y comemos en su casa-oficina. A duras penas nos entendemos y nos dice que nos llevará al desierto por la noche a un campamento. Así lo hacemos, nos lleva en su destartalada pick-up a toda pastilla por el desierto, dando botes y riéndonos como críos. Finalmente llegamos, es un campamento de beduinos para turistas de un colega suyo. Llegamos justo a la cena, les advertimos que no hemos pagado por estar allí pero insisten en invitarnos a cenar. De hecho nos sientan con ellos en lugar de sentarnos con los turistas y conversamos sobre viajes.
Volvemos al pueblo y nos vamos a dormir que estamos bastante cansadicos.

 

 

 

Dejar una opinión

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *