Mongolia la pradera finita…

publicado en: Bikepacking, Blog, Mongolia, Ruta, Rutas, Viajes | 0

Os dejo la crónica del viaje a Mongolia de David compañero de fatigas en esto de la exploración bicicletera, Disfrutadla!!!

 

Creo que Mongolia como destino bicicletero estaba incrustado en mi cabeza de una forma

inconsciente hace mucho tiempo. No sé, alguna foto retenida en el subconsciente, algún

comentario…Así que rebusco por la web, encuentro algunos track, escribo a distintas personas que

muy amablemente me responden acerca de su viaje, me dan algunos consejos y finalmente me

decido a recorrer parte de Mongolia en mis 3 semanas de vacaciones.

Creo que Mongolia como destino bicicletero estaba incrustado en mi cabeza de una forma

inconsciente hace mucho tiempo. No sé, alguna foto retenida en el subconsciente, algún

comentario…Así que rebusco por la web, encuentro algunos track, escribo a distintas personas que

muy amablemente me responden acerca de su viaje, me dan algunos consejos y finalmente me

decido a recorrer parte de Mongolia en mis 3 semanas de vacaciones.

El planteamiento inicial del viaje fué poco ambicioso: me voy de vacaciones 3 semanas, no quiero

ir con prisas ni agenda y no deseo hacer ninguna heroica gesta. Así pues, me reservo 4 ­ 5 días para

imprevistos (los “porsiacas”): por si me pongo malo, por si se estropea la bici, por si hace muy mal

tiempo o cualquier otro imprevisto. Además sumamos: 2 días de viaje desde casa al Hostel en Ulan

Bator; estar como mínimo 24 horas antes de la salida del avión en Ulan Bator y finalmente el día

de vuelta de Ulan Bator a casa. Así pues, tengo 12 ­ 13 días netos para pedalear. Quitamos alguno

para descansar?….ya veremos, sobre la marcha……

La idea es maximizar la sensación de viaje EN la bici, reduciendo al máximo ir CON la bici a

cuestas, autobuses o lo que sea. Si llevamos a la máxima expresión esto, lo ideal es un viaje

circular de salida y vuelta a Ulan Bator. Hay que ver si la ruta que pueda hacer así conlleva

atravesar zonas “poco interesantes”, como de largas son éstas y si me puedo perder algo interesante

por ello. Los viajes en transporte motorizado en Mongolia son muy lentos y atravesar el país a la

zona Este, que parece muy atractiva implica un viaje de 2 días….algo a lo que no estoy dispuesto….

Tras valorar distancias y orografía, decido coger un bus que me saque 200­300 kilómetros de Ulan

Bator, para haciendo una C, atravesar las montañas centrales, ver las estepas de la zona entre éstas

y Bulgan y una vez en allí, si queda tiempo volver a Ulan bator en bici o pillar un bus de vuelta.

(de Bulgan a Ulan Bator hay autobuses algunos días y de Erdenet hay trenes diarios)

Y allí que me planto, con mi nueva flamante Surly Ogre testada en la TransAragón y un free­style

bikepacking­alforjero nada estético pero altamente eficaz y funcional, pese a que más de uno se

arranque los pelos de la barba cuando lo ve….

 

IMG_0003
Vehículo David “style”

 

Todo salió a la perfección. Llegué pedaleando a Ulan Bator 4 días antes de la salida del avión. La

meteo acompaño mucho, la salud más y la máquina impertérrita (bueno, casi….) ….así que lo que

sigue son unos puntos a tener en cuenta por todos y todas las que os planteéis un viaje en bicicleta

a Mongolia.

 

IMG_0016m

IMG_0026

IMG_0032m

 

Por supuesto, me quedó mucha mongolia por ver; es como tres Españas, es muy extensa….yo

atravesé las montañas centrales y una parte de lo que entiendo que es la estepa mongola (aunque

parece ser que la clásica estepa, Gengis Khan y tal, está en la parte este del país).

A la pregunta de rigor ¿Muy bonito, no?? he de responder que los paisajes Mongoles por los que

pasé no son algo increíble y exuberante, no hay grandes contrastes. No quiero decir que no fuera

“bonito”, que para mí sí lo era, si no que no eran paisajes “comerciales”…..En cierto modo,

pedalear por Mongolia según a quien le puede parecer monótono paisajisticamente. En realidad lo

verdaderamente interesante que hacen de Mongolia un destino muy, muy interesante para viajar en

bici no es lo “bonita” que es. Es la sensación que produce el conjunto de distintos ingredientes,

resumidos en dos: libertad y calma.

IMG_0082m

IMG_0129

IMG_0149m

 

Mongolia es un país para recorrer a caballo o en bicicleta, moverse sintiendo el entorno.

Es la sensación de viaje, de estar en ruta, la placidez, la tranquilidad, la desestresante rutina del

cicloturista: me levanto, desayuno, recojo, me pongo en marcha y cuando quiero paro, foteo, como

algo y cuando atardece, me detengo y monto la tienda donde me pilla… de ver en todas las

direcciones kilómetros de territorio, de acampar en donde quieras, de no temer por el tráfico…el

desafío físico no es riguroso y la libertad total.

Los mongoles se acercan, curiosean y cuando se cansan, se van. Los mongoles y las mongoles son

educados y para nada “pesados”. Aún no están contaminados por el turismo, tienen su vida, su

trabajo (el ganado), viven libres y un tío en bicicleta es una novedad con material interesante, pero

no una cartera con patas…

IMG_0040m

IMG_0104m

IMG_0151m

 

Hay pocas carreteras, cada vez más, pero en su mayor parte son pistas, caminos creados por el

paso de motos, 4×4 y las furgonetas que hay….

Como he dicho, no es exigente físicamente, los desniveles son muy moderados y el firme suele ser

bueno. El principal enemigo es el viento, toda la sensación de grandeza que tiene da unas rutas

muy desprotegidas. Los días de viento, son duros, muy duros. Por ello, una buena tienda es

recomendable. Esas amplitudes de paisaje da que no haya posibilidad apenas de guarecerse de las

inclemencias meteorológicas. No hay construcciones para cobijarse; el sol, el viento o la lluvia

están presentes continuamente. Yo la verdad es que tuve mucha suerte y la mayoría de días fueron

buenos, los que no lo fueron, los sufrí….pasar la noche en un sitio “seguro” es importante….

Algo que facilita mucho el viaje es que se puede reponer comida cada día o dos días a lo más. En

la mayor parte de los pueblos por los que se pasa hay una pequeña tienda para comprar. Comida

básica, pero comida de “viaje en bicicleta”. Pasta china, sardinas, galletas, café, azúcar, pan….Hay

que prestar atención al tema del agua: hay días que discurren enteros por valles con río (obligatorio

sistema de filtrado) pero hay otros que discurren por zonas elevadas que no hay una gota de agua,

así que hay que anticipar y comprar agua en las tiendas. En Ulan Bator hay tiendas para conseguir

botellas de Propano. Para un viaje como el que me planteaba, eran la mejor opción.

En Septiembre, amanecía a las 7 am y se no se veía a las 21 pm. La temperatura varió desde ­2,­3

de alguna noche hasta los 20oC de algunos muy buenos días. El 23 de septiembre nevó en Ulan

Bator, y un par de días más llovió, pero lo predominante fueron los cielos con algunas nubes.

Septiembre es un mes amable; Mongolia tiene un clima continental muy marcado; en verano hace

muchísimo calor (pedalear por según que zonas puede ser muy duro) y el invierno es muy gélido

con nevadas.

Imprescindible (por lo menos para mí, seguro que hay quien no lo necesite) el GPS: los mapas

disponibles de Mongolia son “generalistas” y muchísimas pistas y caminos o no salen o varían

cada año, según se vayan haciendo con el paso. Hay muchas trazadas que parece que van al mismo

sitio que van divergiendo poco a poco y al final acabas en otro lugar del que pretendías y tomar

referencias en ese tipo de paisaje es dificilísimo. El destino de multitud de pistas y caminos para

mí no era evidente…Hay que ir con mapa de papel para las ideas generales, pero la ruta diaria es

muy recomendable hacerla con gps y con un track (o puntos waypoint) definido de antes. Lo de

siempre, si dispones de mucho tiempo, viva la aventura!…Pero con dos semanas largas perderse en

un país, donde no hay ninguna señal (excepto en las carreteras principales) y dónde multitud de

lugares y poblados se llaman igual, puede suponer 2­4 días para retomar el camino perdido…lo de

parar y preguntar precisa de una altísima dosis de paciencia y artes adivinatorias….

Atención a los badeos de los ríos (los hay muchos): yo no tuve ningún problema pero en época de

lluvias, algunos badeos pueden ser imposibles y habrá que esperar a que baje el agua (2­3 días??).

Ah! y en esta misma línea: yo no tuve problema, pero el barro por todas las pistas y caminos que

fuí puede ser muy, muy limitante. Si toca lluvias, los badeos y el barro pueden trastocar mucho el

viaje. Al transcurrir la mayor parte del viaje por pistas y caminos sin apenas suelo”duro” (piedras,

roca….) el agua puede volver casi intransitables algunas zonas

El track del viaje combina carretera asfaltada, pistas muy buenas, malas y caminos. Se puede

dividir en 4 tramos diferenciados de paisaje,:

• Erdenesant­kharkhorin: ajuste de piernas y bicicleta, asfalto en su mayor parte

• Kharkhorin­tsertserleg: pistas por montaña y tramo carretera casi desierto.

• En este tramo hay un fuerte porteo de bicicleta (quizás dando un rodeo se puedan hacer

ciclando, está esa posibilidad pero yo en ese momento no la supe ver/encontrar, quizás me perdí…)

que se nos puede llevar 2­3 horas y que es 100% NO ciclable. Para mí mereció la pena, por lo que

ví y por lo que me evité, pero en muchos tramos apenas se puede empujar la bici. El que avisa no

es traidor….Se trata de la subida a los 8 Lagos. Son unos 4­6 kilómetros de fuerte desnivel….

• Tsertserleg ­ Bulgan: paisaje de praderas y estepas por la zona norte de las montañas

• Bulgan ­ Ulaanbator: la sorpresa!, muy variado, es muy recomendable. El tramo final es

de asfalto

El coste económico es asumible. La posibilidad de acampar cuando y dónde quieras te evita pagar

alojamientos (en 14 dias dormí en un albergue). La comida, sin ser baratísima, al ser “batallera”,

sale por un precio decente (tampoco tirada de precio) . El autobús de Ulan Bator a erdenesant

(250­300 km) costaba 22000 Tugriks (17000 + 5000 por la bicicleta) o sea, 11­12 euros. La botella

de agua por 1000­1500 tugriks, o sea, 0.5 ­0.75 euros.

Ojo con el cargo de las compañías aéreas por la bici: Aeroflot tiene una política bastante

interesante pero las Mongolian Airlines de pasan con los costes. Atención con las reservas de

billete porque la diferencia entre las compañías es muy notable.

Un detalle curioso: los Mongoles beben mucho alcohol. Yo no tuve ningún problema, pero

ingieren litros de vodka y bebidas fuertes, con la alteración del comportamiento que supone….hay

que prestar atención a la cantidad de cristales de botellas rotas que hay por toda mongolia, pueden

ser causa de pinchazo habitual….

Y ahora la parte “friki”: La bicicleta que llevé fue una Surly Ogre: una rígida de acero de 29″ con

tres platos, 9 piñones y una versatilidad extrema para bolsas, bidones y parrilas. Las ruedas unas

Maxxis Ardent 29″ x 2.4 tubeless (no pinché ni un sólo día). Frenos de disco mecánico, un eje-
dinamo delantero (importantisimo para el tema de gps si no “usas” alojamientos) , una bolsa de

manillar, una bolsa de cuadro, unas alforjas ortlieb y una parrila tubus. Para mí, “La Bici”….. todo

el sistema engineered and assembled by ciclogenesis….el resto, son bicis con buenas campañas de

marketing…. :))

Ah! Por cierto, llevad siempre un repuesto del cable del cambio y otro de freno, digan lo que os

digan….

 

Dejar una opinión

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *